Creación de la Filá


           El origen hay que buscarlo entre las reuniones celebradas por diez  festeros pertenecientes  a  la filá  Alcodianos  más  otros  diez  amigos procedentes del Pista. Estos piensan que pueden fundar una filá mora e igualar el bando moro con el  cristiano.  Se reúnen  en  la  Sociedad Antiguos Alumnos Salesianos, y es el sacerdote Don  Sebastián  Arnau Prats, asistente a muchas de estas reuniones, quien piensa  el  nombre de la filá. Pero aparecen recelos, y los benimerines tienen que buscar acomodo en otro sitio que no sea el de la filá Alcodianos.

          En mayo de 1971 en Asamblea General Ordinaria de la Asociación de San Jorge, se presenta el boceto de  la  futura  filá,   obra  de  Luis Solbes Payá, así como la memoria que recoge  datos y circunstancias,  así como el programa de actuación y listado  de  individuos,   pero  la Asociación rechaza el proyecto.

         

Y así un año tras otro. Aún así, estos ilusionados festers, continúan pasando su montepío,   siguen  reuniéndose,   ideando,   pensando,    y en definitiva,    esperando  de  poder  realizar  su  empeño.    Pero   la Asociación les rechaza una y otra vez, argumentando que el problema radica en que el recorrido de la diana y entradas  dificulta  cualquier innovación,    ya  que   una   nueva  filá  alargaría  el  horario,    pero asimismo   promete   que   si  un  día  cambian  o  se  modifican   éstas circunstancias, se podría dar luz verde al plan benimerín.

         

Estos  lo   interpretan   como   una    pequeña   esperanza,    y    sus simpatizantes   se  reúnen  ahora  en  el bar  Josmar,   donde  se  unen otro grupo de festers de la  filá  Judíos,   son  ya  casi  treinta  amigos que   inician   su  primer  montepío,   y   nuevamente  se  trasladan  al restaurante Monterrey, para  celebrar  sus  reuniones,   teniendo  que volver  a  trasladarse  al  bar  Ideal,   cuando  el  anterior  cierra  sus puertas.

         

En   1979   han   cambiado   algunas  circunstancias,   se  habla  de modificar   itinerarios   y  se  adecuan  nuevos  horarios,   se  cuentan con simpatías en el seno de la Asociación  así  como   en  otras  filáes, y el día  10  de  junio  se  celebra  la  popular  diná  en  la  casita  Los Claveles, como si se tratara  de  un  ente  autorizado,  esperando  que el día siguiente puedan convertirse en autentica realidad.

Se sabe que hay discrepancias y  reticencias,   pero  no  se  ignora que hay también simpatías y bienvenidas.

   

El día 11 de junio de  1979,  hay  expectación  y  algo  de   tensión, se plantea la cuestión   y  se  explican  las  circunstancias.   Se  narra todo ese largo peregrinaje, esa ilusión de espera,  y se pasa a   votar la cuestión.   18  votos  en  contra  del  proyecto  y  prácticamente  un empa

te   embarazoso   y    no  esperado,    a   lo  que  la   presidencia, haciendo uso de su voto de  calidad  tiene  que  decidir:   ¡Ha  nacido una nueva filá!.

         

 Cambia el   panorama  y  comienzan  a  afluir  nuevos  individuos. En el   Mig-Any los  benimerines  no  cuentan  porque  no  han  salido a la  calle.  El  boceto  de  Solbes,  es  desestimado  por  una  serie  de detalles  que  no  agradan  y  es  Paco   Aznar   el   autor   del   diseño definitivo.

         

La víspera de navidades  la  filá  adquiere  un  número  de  lotería para navidad y  otro  para  el  niño,  con  lo  que  entramos  en  enero de 1980, y es el día 26  cuando  en  el  hotel  Reconquista  en  el  acto presenciado por unas doscientas  personas,  entre los  que  se  cuenta con primers trons de las veintisiete filaés  existentes,  junta  directiva de la Asociación de San Jorge,  socios  y  simpatizantes  de  la  nueva entidad festera, invitados especiales, prensa y radio y música Nueva, y los artesanos que han confeccionado el traje, y los dos diseñadores Solbes y Aznar.

A los acordes del himno de fiestas Alfonso Aura posa entre el público con el modelo adoptado por la nueva filá.  De la sociedad padres de familia  del barrio Santa Rosa, se pasa a la calle Onil nº 3 con su primera junta directiva, constituida por:

Julio Ibáñez Martínez (Primer tró), 

Alfonso Aura Vicent  (Darrer tró)

José Pons Nadal (Secretario)

Gonzalo Vicens Abad (Cop-Tesorero)

José  Giner Doménech (Contador)

Tomás Agulló Paya (Vocal)

Julio García de Campos (Vocal)

Copernico García Mollá (Vocal)

Luis Molina Nadal (Vocal)

Alfonso  Pons  Vidal (Vocal)

JavierRipoll Pérez (Vocal)

Juan Vañó Beneyto (Vocal)

          

Actualmente   la  sede de  la  filá está  ubicada  en  la   Calle   Santo  Domingo  número 37

Anuncios